Eva Mare Terra

Eva Mare Terra

dilluns, 24 de febrer de 2014

Reflexiones en luna menguante




 
Imagen de Lindy Longhurst

La danza del destino

Pero… existe el destino ? O vamos tejiendo en el día a día nuestro camino de vida ? 

Aparecen momentos, situaciones, lugares, personas… en nuestra vida, que hacen que de pronto, o no tan de pronto, decidamos cambiar el rumbo de nuestra existencia. Existe el drama ante esta circunstancia, y también la alegría, el éxtasis, la euforia, la melancolía, el miedo, la duda, la culpa, la emoción: morir y renacer, simplemente. 

Sentimos ese movimiento interior que acude cada vez con más frecuencia. Esa llamada del alma que nos golpea insistentemente. Esa certeza de que algo hay que modificar, de que ya no hay vuelta atrás. No podemos cerrar los ojos, ni los oídos, ni el corazón… nuestras entrañas hablan, gritan, se hacen oír. Y debemos escucharlas.

Nos resistimos, luchamos ante lo desconocido, nos aferramos a lo que “debe ser” aunque debemos ir hacia “lo que somos”. Sentimos una muerte profunda, como si nos arrancasen parte de lo que somos, y nos adentramos en un terreno extraño. 

Y sin embargo, encontramos aliados: magia, misterios, sensaciones, intuiciones, visiones, sueños y sincronías que aparecen sin cesar. 

Bailamos al son de una música que surge de un lugar remoto, antiguo, un movimiento que realizamos con el Universo entero, un baile caótico, salvaje, primitivo. Y caemos rendidas ante los pies de nuestra propia esencia, sintiendo que no podemos traicionarla, sabiendo que bailando ese baile se unirán otras almas en nuestra danza eterna. 

Un deseo… encontrarnos de nuevo, reconocernos… apartar todo lo que sobra, desecharlo, quemarlo, y quedarnos con la esencia. 

Nota personal: Este ha sido mi camino desde hace un año, un año al que he llamado interiormente el de la Mariposa. Una mariposa que aún siente que debe desplegar sus alas para volar bien alto… hacia su destino. Cuál es mi destino ? Ya no importa, sólo el viaje es importante. Disfrutar de cada pequeño vuelo, de cada humilde paso, de cada aliento de vida. Sin grandes propósitos, honrando quien soy cada segundo de mi existencia…

6 comentaris:

  1. Aquí a la feina t'ofegaves, havies de volar :)

    ResponElimina
  2. Precioso Eva!! Ahí estamos...encontrandonos. Petons lluminosos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Raquel !!! moltes gràcies, un petó molt gran germana

      Elimina
  3. L'ordre en què vivim és una gran mentida com la del conte de l'emperador que anava nu. Si tothom fes com l'infant que assenyalava la seva nuesa, tot aquest muntatge es desfaria. Però per això cal que cadascú i cadascuna connecti amb la seva veritat interior. Gràcies, eva!

    ResponElimina
  4. Quina raó tens Juanjo ! En això estem molts, en connectar amb la nostra essència, ànima... amb la veu interior... Abraçada gran !

    ResponElimina